Los Ángeles.- La gestión de la herencia de Michael Jackson y la tutela permanente de los hijos del “Rey del Pop” se someterán hoy al veredicto del Tribunal Superior del condado de Los Ángeles en una esperada vista oral.

Todo apunta a que el juez Mitchell Beckloff dará el visto bueno al acuerdo alcanzado esta semana entre la madre de Jackson y su ex mujer Debbie Rowe sobre la custodia de Prince Michael, de 12 años, y Paris Michael, de 11 años, que quedarán bajo el cuidado de su abuela tal y como dejó consignado el cantante en su último testamento.

Katherine Jackson será así la responsable legal de estos dos niños, hijos biológicos de Rowe, así como de Prince Michael II, apodado “Blanket”, de 7 años, cuya madre no ha sido identificada.

Según trascendió a la prensa, Rowe mantendrá los derechos de visita sobre sus dos hijos aunque no recibirá compensación económica y se comprometió a no volver a solicitar su custodia.

Beckloff había pospuesto en varias ocasiones la vista oral sobre la tutela legal de los tres hijos de Jackson.

fijada inicialmente para el 13 de julio, con el fin de dar tiempo a la familia del artista y a Rowe para que encontrasen una solución extrajudicial.

El magistrado, sin embargo, tendrá encima de la mesa un asunto más espinoso, la administración permanente de los activos legados por Jackson a sus herederos, repartido en un 40 por ciento para su madre Katherine, otro 40 por ciento para sus tres hijos y el resto destinado a organizaciones benéficas.

En su testamento de 2002, el más reciente de los conocidos, Jackson nombró tres gestores de sus bienes con el fin de que hiciesen crecer su patrimonio después de muerto. Una de ellas renunció poco después a esa responsabilidad, que quedó en exclusiva en manos del abogado John Branca y el ejecutivo John McClain.

MÁS DETALLES
El magistrado, sin embargo, tendrá encima de la mesa un asunto más espinoso: la administración permanente de los activos legados por Jackson a sus herederos, repartido en un 40 por ciento para su madre Katherine, otro 40 por ciento para sus tres hijos y el resto a organizaciones benéficas.

En su testamento de 2002, el más reciente de los conocidos, Jackson nombró tres gestores de sus bienes con el fin de que hiciesen crecer su patrimonio después de muerto. Una de ellas renunció poco después a esa responsabilidad, que quedó en exclusiva en manos del abogado John Branca y el ejecutivo John McClain.