Misterio casi resuelto, la muerte de Jackson

Los Ángeles.- Los análisis toxicológicos practicados al cuerpo de Michael Jackson revelaron que el cantante recibió una cantidad letal del sedante Propofol, según informaron ayer fuentes policiales no identificadas al portal TMZ.com.

Los resultados de estas pruebas aún no se han hecho públicos, aunque se espera que su anuncio sea inminente, ya que Craig Harvey, portavoz de la oficina del juez de instrucción, dijo el mismo día que se practicó la autopsia al cuerpo de Jackson (el 26 de junio pasado), que la causa final de la muerte se daría a conocer, como tarde, entre “cuatro y seis semanas después”.

TMZ.com, que fue el primer medio en informar de la muerte del Rey del pop, asegura que en el organismo de Jackson también se encontraron restos de Xanax, unas pastillas destinadas a tratar los ataques de pánico.

Según las fuentes consultadas por TMZ.com, esa dosis de Propofol, un potente anestésico usado en intervenciones quirúrgicas, fue la razón principal por la que murió el artista. Uno de los más graves efectos secundarios del Propofol —un fármaco sólo disponible para personal médico y administrado por vía intravenosa— es que puede provocar paro cardiaco si se suministra en combinación con analgésicos.