Los Ángeles.- El médico privado de Michael Jackson, Conrad Murray, habría administrado al cantante pocas horas antes de su muerte el narcótico Propofol, según reconoció el cardiólogo al ser interrogado por la policía, informó hoy el portal de noticias tmz.com, citando a fuentes de la investigación. 

 Funcionarios y colaboradores de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) revisaron hoy los consultorios y la vivienda de Murray. Sin embargo, la verdadera causa de la muerte del artista la arrojarán los análisis de sangre, cuyos resultados se difundirán probablemente esta semana. 

 La semana pasada, los investigadores registraron un depósito y un consultorio del cardiólogo en la ciudad de Houston, en el estado de Texas, y se llevaron varios documentos, entre ellos el disco duro de un ordenador y una agenda con direcciones así como recetas, cuentas y medicamentos. 

 Según el informe de tmz.com, Murray le dio a Jackson unas gotas con Propofol debido a los problemas que tenía para dormir. La policía cree que luego, el médico no prestó más atención a Jackson y quizá incluso se quedó dormido. Cuando regresó, Jackson ya estaba inconsciente. 

 El Propofol es un narcótico de efecto rápido que permite conciliar el sueño y despertar de forma agradable. Sin embargo, debe ser administrado bajo supervisión médica y ser monitoreado mediante un electrocardiograma. La policía se había incautado del medicamento en la casa de Jackson. Sin embargo, no se encontró un electrocardiograma ni un aparato para medir el pulso, según tmz. 

 Murray es investigado por posible homicidio. Su abogado, Ed Chernoff, no se manifestó acerca de estos nuevos informes. "Es una pérdida de tiempo responder a todas estas filtraciones de fuentes anónimas", explicó según la revista "People". "Me siento como un caballo tratando de apartar a las moscas". 

 Murray es considerado un cardiólogo renombrado y tiene permisos para actuar en distintos estados norteamericanos. Cerró su consultorio en Las Vegas después de que Jackson lo nombrara su médico personal y decidiera mudarse con él. 

 Jackson murió el 25 de junio a los 50 años en su casa de Los Angeles debido a un paro cardiorrespiratorio. Murray intentó revivirlo, pero sin éxito. En la casa se encontraron varios medicamentos. Según el canal ABC, los expertos catalogaron la cantidad de medicamentos como "absolutamente sorprendente".