Air Frances.-
Un avión A320 de Air France, que cubría la ruta Roma-París, registró el pasado 13 de julio un nuevo incidente con los sensores de velocidad, o 'pitot', cuyas deficiencias podrían ser una de las causas del accidente del AF477 de la aerolínea francesa que cayó al Atlántico el pasado 1 de junio y en el que perdieron la vida 228 personas.

Según el diario francés 'Le Figaro', el incidente se produjo en el vuelo AF1905 que enlazaba Roma con el aeropuerto Charles de Gaulle de París, un mes y medio después del fatídico accidente.

Los fallos detectados en los 'pitot' (tubos que se encuentran en la parte delantera del avión y calculan la velocidad de la aeronave) parecían una de las causas de la tragedia, por lo que Air France decidió sustituirlos, pero en este caso la incidencia se ha producido en una aeronave equipada con los nuevos sensores.

A petición de los sindicatos de pilotos, la compañía procedió en junio a cambiar los sensores de velocidad de los A330 y A340 de su flota tipo Thales AA por los Thales BA, supuestamente más fiables en caso de fuertes lluvias o tormentas. Airbus recomendó en 2006 la sustitución de los sensores de velocidad de los A320 y aconsejó lo mismo para los A330 y A340 al año siguiente.

En este caso, según informa 'Le Figaro', el piloto detectó la lectura errónea de los datos de velocidad de la aeronave y tuvo que volver al control manual. No obstante, el sistema volvió a funcionar al poco tiempo por lo que la aerolínea ha abierto una investigación para conocer las circunstancias del fallo y las condiciones meteorológicas del mismo.

Al parecer, según las investigaciones, los fallos detectados en las sondas tenían que ver por los problemas de evacuación del agua atrapada en estas sondas en los vuelos de corta distancia y con la formación de hielo en los trayectos de largo recorrido, lo que propiciaba una disfunción de estos sensores y el envío de datos erróneos.

Air France tomará "todas las medidas necesarias"
La investigación de la compañía sobre este nuevo incidente podría poner en tela de juicio la fiabilidad de las nuevas sondas.

El Sindicato Nacional de Pilotos Aviadores (SNPL) de Air France, mayoritario en la aerolínea, ya alertó de que "la pérdida de velocidad es una indicación lo suficientemente importante" para realizar una maniobra de urgencia e insta a la compañía a eliminar las sondas de Thales de todos los Airbus de su flota y sustituirlos por las de la marca Goodrich.

"Según nuestro conocimiento no se ha producido ningún incidente en vuelo con aviones equipados con sensores Goodrich", afirmó un portavoz del SNPL a 'Le Figaro', a la espera de que la nueva investigación confirme la vulnerabilidad de los nuevos sensores.

En Air France, 154 aeronaves del modelo A320 y 28 aviones A330 y A340 están equipados con sensores de marca Thales, por lo que se tendrían que sustituir unas 550 sondas. Según las estimaciones del SNPL, el coste de ese cambio será "sin duda alto, pero este será el precio a pagar por la mejora de la seguridad de los vuelos".

Fuentes de la compañía manifestaron al citado diario que se "tomarán todas las medidas necesarias" para garantizar la seguridad.