Santo Domingo.- La parada de autobuses “El Cruce de Ocoa” en esta capital se mantiene desde tempranas horas llenas de policías, entre ellos antimotines, luego que la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT) interviniera la terminal para dirimir el conflicto que mantienen los dueños y la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano) por el control de los turnos.

Aunque la OTTT garantizó que el servicio se mantendría normal para los usuarios, desde tempranas horas los pasajeros que utilizan esta parada para trasladarse a San Juan de la Maguana, El Cercado, Elías Piña, Hondo Valle, Sabaneta, Majagual Arriba y Vallejuelo, enfrentan dificultades para abordar las guaguas.

Con bultos en las manos, se observan a los pasajeros en los alrededores de la parada, ubicada en la Avenida Duarte esquina 27 de Febrero, donde tratan de localizar una guagua para llegar a su destino.

Los propietarios de la parada impiden el acceso de las guaguas y los chóferes y cobradores les comunican a los pasajeros que esperen que las unidades llegarán en cualquier momento.

Regina Encarnación, cargada de bultos, se quejó de que llegó a la parada a las seis de la mañana y cuatro horas más tarde no había abordado una guagua que la llevara a Vallejuelo. 

Para resolver el conflicto que mantiene desde hace varios días los propietarios de la terminal de autobuses y Fenatrano, la OTTT decidió intervenir con la promesa de rendir un informe en un espacio de 45 días, luego que investigue los asuntos financieros y garantice que opere debidamente, con rutas y guaguas oficialmente autorizadas.